Thomson Reuters
 
 
Asesoría & Empresa, tu portal de actualidad
Buscar
 
 
 
 
 
Noticias
 
 
Compartir por email
Imprimir
 
 
El Tribunal Supremo corrige a la Inspección de Trabajo y obliga a registrar solo las horas extra
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz-18/05/2017-06:00

Analizamos en el presente post, la reciente sentencia del Tribunal Supremo, de 23 de marzo de 2017, en donde se corrige el criterio tanto de la Audiencia Nacional, como de la Instrucción 3/2016 de la Inspección de Trabajo. Tanto en la sentencia de la Audiencia Nacional, como en la Instrucción de la Inspección de Trabajo, se establecía la obligación del llevar un registro horario para todos los trabajadores a tiempo completo, tanto si hacían horas extras como si no.

Según el citado criterio de la Audiencia Nacional y la Inspección, es difícil saber conocer la existencia o no de horas extras, si no hacemos un registro diario. Por ello, concluían que era obligatorio el registro para todos los trabajadores, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial. Ahora, el Tribunal Supremo, desautoriza dicho criterio, estableciendo, de forma muy clara, que el legislador cuando ha querido establecer como obligatorio el registro de la jornada, tanto en relación a los contratos a tiempo parcial como en supuestos de “jornadas especiales”, lo ha señalado expresamente. Y si en el caso de las horas extras no lo señala expresamente, no se puede interpretar de forma amplia la citada obligación.

Dos conclusiones del Supremo

Por lo tanto, las conclusiones del Tribunal Supremo, son dos:

1.- Que las empresas deben registrar únicamente las horas extraordinarias, eliminando la obligación genérica de que todos los trabajadores a tiempo completo deban registrar su jornada.

2.- Que el legislador debería entrar a regular dicha cuestión.

    Pasamos a analizar con más detalle, tanto el supuesto de hecho, como las consideraciones jurídicas de la sentencia.

    El supuesto de hecho es el siguiente:

    Se planteó demanda de conflicto colectivo ante la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional. De acuerdo con los hechos probados de la sentencia de la AN, las entidades integradas en Bankia adoptaron un régimen horario por el que se convino un horario general y seis horarios singulares de oficinas, con algunas cláusulas comunes.

    La empresa no tenía un sistema de registro de la jornada diaria, aunque registraba el control de ausencias, de manera que los trabajadores que no cumplen su jornada por alguna razón, estaban obligados a registrarlo en la Intranet de la empresa.

    La Inspección de Trabajo ya extendió acta de infracción por falta de llevanza de registro diario individual de jornada y requirió a las partes para su implantación con el debido consenso. Además, la empresa no notificó a los representantes de los trabajadores la información mensual sobre horas extraordinarias, por cuanto no existen resúmenes de horas extraordinarias en la misma.

    La Audiencia Nacional dictó sentencia, con fecha 4 de diciembre de 2015, por la que estimó la demanda y condenó a BANKIA S.A. a establecer un sistema de registro de la jornada diaria efectiva que realiza la plantilla, que permita comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados, así como que proceda a dar traslado a la representación legal de los trabajadores de la información sobre las horas extraordinarias realizadas, en cómputo mensual, de acuerdo con lo previsto en el artículo 35.5 del Estatuto.

    Contra dicha Resolución se interpuso recurso de casación por BANKIA S.A. El recurso señala que la sentencia de la AN impone obligaciones que van más allá de lo dispuesto en el art. 35 del ET, donde se regula la realización de horas extras y el establecimiento de un registro en el que se anoten las que se realizan día a día, pero sin imponer la necesidad de establecer un registro de la jornada diaria efectiva, ni que el mismo permita comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados.

      Consideraciones Jurídicas del TS

      Las consideraciones Jurídicas utilizadas por el Tribunal Supremo son las siguientes:

      Del tenor literal de esta disposición se deriva que la misma se refiere exclusivamente a las horas extras, pero la obligación del empresario de registrar se extiende sólo a las horas extraordinarias realizadas, para lo que se apuntará el número de horas trabajadas cada día y se dará copia de esos apuntes al trabajador a final de mes, según que los pagos sean mensuales o tengan otra periodicidad.

      Además, el Tribunal realiza una interpretación lógico-sistemática, por la que el deber de registrar la jornada laboral se contempla al tiempo de regular el legislador las horas extraordinarias (Título del artículo 35) y no la jornada laboral ordinaria, el tiempo de trabajo, lo que es relevante por cuanto el diferente encabezamiento de cada artículo indica que el legislador constriñe el deber empresarial que nos ocupa al registro diario de las horas extras.

      Asimismo, la necesidad de llevar un registro para el control del tiempo de trabajo de los trabajadores móviles, de la marina mercante y de ferroviarios que establecen los artículos 10-bis-5 y 18-bis-2 del RD 1561/1995, sobre jornadas especiales de trabajo, y su Adicional Séptima, nos muestran que cuando el legislador quiere un registro de toda la jornada laboral y el control horario, lo dice expresamente.

      En todo caso, añade que, de lege ferenda convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, pero de lege data esa obligación no existe por ahora y los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica.

      Compartir por email
      Imprimir
       
       
       
      Curso Superior Derecho de Sociedades
      Novedades Tienda
      Dossier Mutuas y seguros
      Informe Cloud Computing
       
      Webinar precios de transferencia